Inicio > Economía, Políticas Públicas > La Reforma Energética y el México Sostenible

La Reforma Energética y el México Sostenible

Mariana Becerra Pérez

El Panel Intergubernamental de Expertos sobre Cambio Climático (IPCC) de las Naciones Unidas, acordó que para el 2050 será necesario reducir al 50% las emisiones de dióxido de carbono (CO2), para lograr impedir a largo plazo el aumento de las temperaturas medias mundiales (el dióxido de carbono y el metano conforman el 95.6% de los Gases Efecto Invernadero) . El IPCC señaló que para lograr lo anterior, se requiere del desarrollo de tecnologías bajas en carbono, como lo son la energía eólica, la energía solar, la energía nuclear, así como la eficiencia energética, entre otras.

Según datos del  World Resources Institute, México ocupa el lugar número 12 en el mundo en emisiones de Gases Efecto Invernadero, lo que equivale a 1.58% del total de emisiones a nivel global. En México se emiten 467.3 toneladas métricas de CO2, lo que equivale a 4.4 toneladas métricas por persona. Los países que encabezan esta lista son China y Estados Unidos con 6,700 y 5,800 toneladas métricas de CO2 respectivamente.

En nuestro país, sabemos, con base en el Inventario Nacional de Emisiones del Instituto Nacional de Ecología y Cambio Climático (INECC), que la principal fuente de CO2 es el auto transporte que contribuye con el 21% y la extracción, refinación y producción de petróleo y gas con el 16.57% de las emisiones de CO2 y Metano.

De acuerdo con la Secretaría de Energía, el 16% de la energía que se produce en México proviene de las hidroeléctricas y solo el 3.4% de fuentes solares, eólicas y geotérmicas. Es decir, 80% de la energía que se consume en nuestro país es de origen fósil.

Dicho lo anterior, en las últimas semanas hemos escuchado al secretario del medio ambiente Juan José Guerra Abud, declarar que la Reforma Energética es una reforma verde y que se encuentra alineada con la Ley General de Cambio Climático así como con la Estrategia Nacional de Cambio Climático. Ha señalado que la Reforma va a promover la generación de energías renovables, combustibles limpios y reducirá la emisión de Gases Efecto Invernadero. De igual manera, ha declarado que la participación de las energías renovables en México es muy baja en comparación con otros países, pero que nuestro país tiene condiciones únicas en el mundo para producirlas.

Algunas de las críticas que se le han hecho a esta reforma, es que la reforma gira principalmente en torno a Pemex y no se concentra en las energías renovables. Organizaciones no Gubernamentales como Greenpeace y el Centro de Derecho Ambiental, aseguran que la reforma tendrá un impacto negativo sobre el medio ambiente, sobre todo lo que se refiere a la extracción del gas shale o gas de lutitas, que es muy intensivo en el uso de agua para su extracción.

 

Estas organizaciones señalan que la reforma refleja el continuo deseo de seguir explotando hidrocarburos, cuando lo que se debería de hacer es reducir el uso de combustibles fósiles e incentivar por medio de estímulos fiscales el uso de energías renovables. Además, señalan que las energías renovables en México son de difícil almacenamiento y se encuentran en áreas muy remotas para lo cual se requiere incentivar en gran medida a los inversionistas.

 

Son varios los obstáculos a los cuales se está enfrentando la Reforma Energética presentada por el presidente Peña Nieto, los cuales se han concentrado principalmente en los cambios constitucionales que se pretende hacer a los artículos 25 y 27 que tienen que ver con la participación de la iniciativa privada en diversas áreas de Pemex.

 

El tema ambiental se suma a la lista de lo que tendrá el gobierno que trabajar en los próximos meses, para que esta reforma se pueda concretar y llevar a México a un mayor crecimiento económico que genere mayores empleos, competitividad y prosperidad de una manera sostenible. Y que además, cumpla con la Ley para el Aprovechamiento de las Energías Renovables y el Financiamiento a la Transición Energética, que establece que para el año 2050 el límite de generación mediante fuentes fósiles tiene que ser de 50%.

 

Una nota positiva a este respecto, es lo que la Secretaría de Energía en colaboración con el Gobierno Británico y el INECC, están trabajando para adaptar la metodología de la “calculadora 2050”, creada originalmente en el Reino Unido, cuyo objetivo es el conocer la capacidad de generación y demanda de energías bajas en carbono. La intención de este instrumento es transformar la economía y garantizar el suministro seguro de energía baja en carbono mediante la participación activa de la sociedad.

 

La autora (@MarianaBecerraP) es investigadora del Centro de Estudios Espinosa Yglesias, CEEY. Tiene estudios de Licenciatura en Ciencia Política y Maestría en Políticas Públicas por el Instituto Tecnológico Autónomo de México.

Twitter: @ceeymx

Facebook: ceeymx

www.ceey.org.mx

Publicado en El Financiero, 06 de septiembre de 2013

Anuncios
  1. Aún no hay comentarios.
  1. No trackbacks yet.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: